lunes, 4 de noviembre de 2013

Otoño


Era un pastor tan sordo
tan sordo,
que tenía un rebaño de orejas.

La lluvia sobre las piedras,
la lluvia sobre la hierba,
o la lluvia sobre el río,
el pastor lo oía todo, el tío.

Las ovejas oían por él
y él oía por el balido de sus ovejas.
-¡Beee, beee, beee!

Cuervo que grazna,
ciervo que pasa,
nube que truena,
todo lo oía desde su peña.

La verdad era
que el sordo pastorcillo
de cara de chorlito
y sabañón en la nariz,
llamaba orejas a sus ovejas
y era feliz.

Gloria Fuertes

8 comentarios:

Juan-Carlos Martín dijo...

Colorido tope otoñal, elegimos bien la ruta, y una poesía muy divertida.

Un abrazo.

Henar Maíllo dijo...

Si, fue un acierto, el día también nos acompañó y quedó inmortalizado así.
Abrazos.

Laura. M dijo...

Otoño del bueno ...sólo faltan las ovejas de Gloria:))
Un beso.

Carmen Cascón dijo...

¡Guau! Esos sí que son amarillos y verdes... a la enésima potencia.
Un beso

Henar Maíllo dijo...

El otoño estaba en su punto, las ovejas se movieron a otro sitio y no salieron en la foto.
Besos

Minimal dijo...

Preciosa postal Henar, muy apropiada y acertada, felicidades!!

Besos.

Henar Maíllo dijo...

Gracias Minimal.

Gert Jan Hermus dijo...

Very beautiful. I love your work!

Salute from the Netherlands,
http://dzjiedzjee.blogspot.com