martes, 11 de septiembre de 2012

Never


Never es el nombre del hotel donde hemos estado alojados en París. Un día nos acercamos a ver la catedral de Notre Dame. Esta es una de sus vidrieras.

8 comentarios:

Abilio Estefanía dijo...

Hola Henar, ese "lamparón" en el centro le da un buen toque al colorido de las vidrieras.

Besos

Henar dijo...

Gracias Abi, un abrazo.

Juan Carlos Martín dijo...

El contraluz sin la lámpara no sería igual. Su silueta y las bombillas encendidas le dan un toque distinto. El color muy ajustado, con vida pero sin llenar la imagen.

Besos.

Juan Carlos Martín dijo...

La lámpara con sus bombillas encendidas queda muy original, un contrapunto a la luz de la vidriera.

Los colores de esta última muy ajustados a la luz que había, no incidía el Sol, con lo cual no son tan brillantes como cuando este cae directamente sobre los cristales.

Quizá otra composición, con las vidrieras viéndose un poco más por arriba para completarlas hubiera quedado mejor, pero así, de todas maneras, está muy bien.

Besos.

CarmenBéjar dijo...

Luz natural filtrada a través de los vidrios de colores y luz artificial ausente y apagada, ¡genial! Y además podemos contemplar los vitrales en toda su plenitud. Enhorabuena por la foto, Henar.
Besos

Mariluz dijo...

Qué maravilla de vidrieras!! Notre Dame tiene que ser espectacular, vaya viaje más chulo que os habéis dado!!

Besos.

Henar dijo...

Gracias por vuestros comentarios; Notre Dame como sabeis, fue restaurada y yo he aprovechado para hacer esta foto desde su interior.
Abrazos.

Laura.M dijo...

Entrar allí es una delicia y si hay sol una maravilla.
Un beso.