jueves, 9 de octubre de 2014

Atreverse a escribir


-¿Fumas?- dijo mientras le ofrecía el cenicero lleno de agua hasta la mitad. Comprobó que tenía bastante sentido lo que decía y lo que había hecho, pero el golpe que se había dado era muy difícil...no merecía la pena.

5 comentarios:

Juan-Carlos Martín dijo...

Pues yo fumo... El suavizado le da algo más a la chumbera.

Besos.

Henar Maíllo dijo...

No me habia dado cuenta...
Abrazos

Carmen Cascón dijo...

Mis padres siempre fumaron y yo, por llevarles la contraria, nunca le he dado una calada a un pitillo. ¿Será porque fumé suficiente de niña indirectamente?
Saludos

Juan Carlos dijo...

Me gusta ese tono suave sobre la punzante chumbera.
Salu2

Henar Maíllo dijo...

Carmen no tengo ni idea, a lo mejor no tiene nada que ver.
Me alegro de que os guste el tono suave que le he dado.
Saludos.