jueves, 3 de octubre de 2013

La feria


 Y fuí a la feria y me mezclé con la gente, me fundí en su bullicio y grité en la noria y choqué los coches y compré ilusión a un euro ¿o era a tres euros?. Los camellos de carreras, manejar la escopeta, cinco tiros a canasta un euro, algodón dulce, olor a caramelo, caras inocentes alrededor del tiovivo, juvenil alegría a la luz de colores, interior satisfecho de un abuelo feliz, padres pacientes, aburridos o adolescentes, puestos de baratijas, artesanía de última hora, un momento violento, un instante perdido, el tarot y el futuro en una sola carta, un rincón escondido, el teatro en la calle, la niña consentida mas guapa que nadie, el montador del chiringo en el que nadie se fija, la contadora de historias, la solitaria triste ¿o era al revés?...
yo me lo pasé como una enana.


4 comentarios:

Juan-Carlos Martín dijo...

Las fotos bien, el texto mejor, mucho mejor. Me has alegrado el día.

Besos.

Laura. M dijo...

Jajajaaaaaaa...Y a mí también Henar:))
Estupendo el relato y las fotos...No me extraña que te lo pasaras como una enana:))
La segunda es una pasada!!
Un beso

Miguel dijo...

Me gusta como has capturado el movimiento a través de la luz y el color. Eso sí, parece que la feria no estaba muy concurrida... Un abrazo,

Henar Maíllo dijo...

Pues que bien, crear un buen ambiente es muy agradable, aunque no siempre se consigue.
Un abrazo.