lunes, 17 de octubre de 2011

Llueve


Imagina que estás conduciendo por la noche. Las luces delanteras solo iluminan unos 30 metros y tienes que ir desde el norte hasta el sur conduciendo de noche, pero lo único que debes hacer es ver los próximos 30 metros que tienes delante.
 Así es como la vida suele desplegarse ante nosotros. Confías en que se te desvelen los siguientes 30 metros y así sucesivamente se va desplegando tu vida. Y sin duda te conducirá al destino que hayas elegido, porque así lo has querido.

Rhonda Byrne

7 comentarios:

Manolo dijo...

Hay caminos de los que conoces el comienzo, pero no adonde llevan.
Hoy todos queremos que nos llueva.
Saludos

Mª Angeles y Jose dijo...

siempre digo que nacemos con fecha de caducidad y que nuestra vida esta escrita...pero todo depende del camino que cojamos para llegar a la meta...podemos llegar por el camino recto o por el camino lleno de curvas y baches.....

Me gusta la foto.

Besos

Abilio dijo...

Hola Henar, esta forma de ver la foto me parece muy original y acertada, centrando al mirada en el pie y las ruedas de la bici, la vista se va inevitablemente a esta parte de la foto, lo que le confiere mucha fuerza en el detalle.

Besos

Henar dijo...

A estas alturas hay bastante necesidad de que llueva un poco.
Los caminos... pues unas veces elegimos, otras nos eligen, otras nos encontramos en un jardín sin saber como hemos llegado hasta allí, pero esa es la vida, quieras o no.
Besos

Laura.M dijo...

Y siempre en coche, en bici o andando...a por los siguientes 30 m hacia adelante...mal si no lo hacemos!!
Buena foto para esta reflexión.El agua se sigue resistiendo.
Un beso.

ANRAFERA dijo...

Detallista captura...reflexivo texto.
Buena entrada.
Saludos.
Ramón

Henar dijo...

Aunque sea de 30 en 30 metros es mejor ir avanzando.
Besos