lunes, 3 de mayo de 2010

Algo nuevo

Sal a la calle y mira a tu alrededor como si todo fuera nuevo para ti, descubrirás muchos detalles que habías pasado por alto, es una forma de relajarse muy gratificante.

12 comentarios:

Luis G. dijo...

Así es Henar, en cualquier rincón, en cualquier detalle, se percibe la belleza. En el campo, sentado bajo un árbol florido....

UN beso.
Luis.

Maria Rosa dijo...

Es verdad Henar lo que dices. Normalmente vamos por las ciudades intentando habrirnos paso y a toda prisa. Yo siempre digo que hay que ir mirando hacia arriba y se ven mil detalles que nunca te puedes imaginar. Eso solo en las ciudades. Por lo demas caminando despacio y buscando esos pequeños detalles que quien tiene sensibilidad es capaz de captar al mkas minimo detalle. Un beso.

Juan Carlos dijo...

Bueno, bueno, bueno,... veo que sigues captando escenas y lugares preciosos. Y eso se debe a que vas disfrutando de lo que haces.

Preciosa imagen. Definida, buen color, buena luz... de lo mejor que te he visto.

Besos.

Mª Angeles y Jose dijo...

Henar!

Que bien lo explicas! y como disfrutamos desde que miramos nuestro alrededor de otro modo.

Preciosa foto y muy colorida...anuncian que la primavera llega timidamente.

Besos

Abi E. dijo...

Hola Henar, que límpias que te han quedado las flores. Me gustan mucho, ademas me parecen muy dificiles de hacer bien.

Un beso
el lio de Abi

Merce dijo...

Que bonitas! :)

Que agradecidas son las flores, nos regalan aromas y colores, adornan, alegran, visten...

Preciosas flores Henar y cuanta razon tienes en lo que dices. El secreto está en empapar la vista con todo lo que te roda :)

Biquiños

Costea Andrea Mihai dijo...

hello!! beautiful flower!! nice color!

Henar dijo...

Si nos fijamos, encontramos belleza a nuestro alrededor, pero claro, hace falta tiempo que en las ciudades no siempre se tiene. En los pueblos a veces tenemos la suerte de ir un poco mas despacio y disfrutando de lo que hacemos. Las flores son muy agradecidas y poco difíciles de hacer. Besos

CarmenBéjar dijo...

Es cierto lo que nos comentas, Henar. Cada día los rincones rezuman novedad: los rayos inciden sobre el granito de manera distinta, los rostros cambian (los conoces pero todos lo días tiene algo nuevo que contar), el campo luce un verde cambiante, ahora más brillante, luego más marchito. Y lo bueno es que estas esperiencias son repetibles a lo largo de toda una vida, y un así siempre las contemplaremos extasiados.

Un besito

Henar dijo...

Bueno, estas experiencias se repiten pero van cambiando sus matices o nuestra forma de verlos, así no se hace tan monótono el día a día.

Darilea dijo...

Me encanta disfrutar de esos pequeños detalles.
Preciosa fotografía Henar.
Un besito.

Henar dijo...

Gracias Darilea, un abrazo