miércoles, 3 de junio de 2009

Era un cardo


Nuestra suerte no está fuera de nosotros, sino en nosotros mismos y en nuestra voluntad.
Julius Grosse

12 comentarios:

Manolo dijo...

Sí, este cardo parece estar tentando a la suerte: A la de quien se arrime, porque pincha.
Buena toma, Henar.

Mayte dijo...

Era un cardo...y tenía una mariquita pegada a él.
Bonito detallle el de esta fotografia. Muy buena, si señora!

Un beso!

Merce dijo...

Coincido totalmente, muy buena toma, impresiona al verla ampliada. Me gusta la disposicion de las espinas. Genial el detalle de la mariquita, que por cierto, esta mimetizada con el color del cardo? nunca las vi de ese color.

Saludiños

Juan Carlos dijo...

Una foto espectacular con el cardo y la mariquita ahí puesta. Me gusta el color y el desenfoque verde.

La mariquita creo que perdía color pero no por mimetizarse...

Besos.

Mª Angeles y Jose dijo...

Henar , es preciosa.
En cualquier sitio esta aguardando la foto mas bonita y tu las ves como nadie.
FELICIDADES es muy bonita.
Saludos.

MGA dijo...

Henar... fue casualidad ver la mariquita, no??? bufff... buena vista... y una foto impresinante... Felicidades.

Henar dijo...

El cardo pinchaba mucho, tanto, que la mariquita no es que esté mimetizada, es que me temo que está muerta. La casualidad es la que hace muchas veces capturar momentos únicos.

carmencmbejar dijo...

Pues, sí señora, era un cardo, pero no en el mal sentido de la palabra, porque es un cardo, pero bonito.

También parece un puercoespín con sus púas y... ¡¿unos tentáculos?!

En fin, que la mariquita debe ser kamikaze y gustarle los pinchos como a los faquires.

Un besazo

Merce dijo...

jajaja bueno, pues pinchito de mariquita, pobre... con lo que me gustan a mi :)

JaviZ dijo...

Interesante foto. Eso si, me gustaría ver un crop más cerrado que muestre sólo los pinchos y la mariquita.

saludos cordiales,
Javier Echaiz

Junkal dijo...

Hola Henar, te visito de vez en cuando desde el blog de Juan Carlos y cada vez me gustan más tus fotos... me parecen impresionates y ésta en particular me trae recuerdos de mi niñez porque tenía mi madre en casa un ramillete de estos adornando la entrada... ¡fíjate! cualquiera pensaría que unos pinchos no son bellos... pues estos cardos o como se llamen hacían las delicias de todos cuando entraban en casa, altos, espigados y ¡¡con muchos pinchos!! jaja. Eso sí, los nuestros sin mariquita ;-). Saludos.

Henar dijo...

Claro que los cardos tienen su belleza, pero sin acercarse para que no te extraigan el color rojo que es lo que le ha pasado a la mariquita. No he podido hacer la foto mas cerca pues mi cámara no da para tanto por ahora...